Principal > Cirugías > Busto


Aumento de Busto

Existen diversas razones por las que una mujer puede desear aumentar el tamaño de su busto:

1. Lograr una mejor proporción entre su cuerpo y el tamaño del busto. 

2. Recuperar el tamaño y la forma que se han perdido después de procesos normales (embarazo, lactancia).

3. Lograr un equilibrio cuando existe asimetría en tamaño o forma.

La cirugía de aumento de busto es uno de los procedimientos estéticos que se realizan con más frecuencia en nuestro medio y consiste en incrementar el volumen por medio de la colocación de prótesis de gel de silicón. Las prótesis más modernas son capaces de mantener su forma sin importar en qué posición se encuentren y el silicón de su interior no se fuga de la prótesis ni aunque ésta sea cortada por la mitad.

Antes de la cirugía

En las consultas previas al procedimiento, se realiza una evaluación completa del estado de salud general y de la condiciones del busto. Por medio de probadores la paciente puede visualizar el aumento que tendría después de la cirugía.

La forma y la consistencia de los tejidos de la paciente se deben también tomar en cuenta para determinar el tamaño de la prótesis que puede ser colocada y en el plano en donde se va a situar.

Procedimiento

Las prótesis pueden ser insertadas a través de una incisión de aprox. 4-5 cm que se realiza en el margen inferior de la areola (línea azul en el esquema), en el pliegue que se encuentra por debajo del busto (verde) o en la axila (violeta). Dependiendo de la consistencia de los tejidos que darán cobertura a la prótesis, la colocación de la misma puede ser por detrás de la glándula mamaria o por detrás del músculo pectoral.

El procedimiento es llevado a cabo de manera ambulatoria (la paciente es dada de alta el mismo día de la cirugía) y en la mayoría de los casos la anestesia requerida solamente es sedación y anestesia local o regional.

El aumento de busto se puede hacer de forma aislada pero con frecuencia se realiza en combinación con otras cirugías, principalmente de contorno corporal

Recuperación

Aunque la intención es que la paciente se integre a sus actividades cotidianas lo más pronto posible, este proceso debe ser gradual. La mayoría de las pacientes son capaces de realizar sus actividades cotidianas dentro de la primera semana después de la cirugía. El ejercicio intenso y las actividades de esfuerzo podrán ser llevados a cabo hasta que se cumplan 4 semanas.

Resultados

Aunque el aumento es evidente de inmediato, los resultados definitivos podrán ser apreciados por la paciente una vez que desaparezca la inflamación que se produce por la cirugía. En la mayoría de los casos, este proceso toma de 2 a 3 meses.

 

 

Si deseas más información, o si te interesa realizarte un procedimiento, te invitamos a enviar un mensaje a través de nuestra forma de contacto. También puedes hablar con alguna de nuestras coordinadoras, que con gusto te asesorará.